Novelistas españolas: Carmen Laforet

Carmen Laforet

Iniciamos con Carmen Laforet un ciclo de recomendaciones de novelistas españolas que han dejado su huella en la historia de la literatura. Conoceremos mejor, además de a la mencionada, a autoras como Ana Mª Matute, Josefina Rodríguez Aldecoa, Carmen Martín Gaite, Rosa Regás, Maruja Torres, Rosa Montero, Ángeles Caso, Almudena Grandes, Lucía Etxebarría, Espido Freire... Ellas y sus obras nos harán compañía este curso.

Carmen Laforet (Barcelona, 1921-Madrid, 2004)

.

Si uno es escrPortada Carmen Laforet, Nadaitor, escribe siempre, aunque no quiera hacerlo, aunque trate de escapar a esa dudosa gloria y a ese sufrimiento real que se merece por seguir una vocación

Comencemos por un sencillo homenaje, a los 10 años de la muerte de esta escritora, viendo esta breve semblanza que rescatamos del archivo de RTVE.

Acabamos de recordar, entre otras noticias, que el reconocimiento literario le sobreviene a una edad muy temprana, a los 23 años;  con su obra Nada alcanza el Premio Nadal en 1944. Y se convirtió en un fenómeno editorial que llegó a su tercera edición en 1945 y dos más en 1946.

Por cierto, este es el premio literario comercial -concedido por una editorial- más antiguo de España, se entrega la noche del día de Reyes de cada año en Barcelona. Nació con el propósito de descubrir nuevos valores de las letras españolas (desde que en los años noventa del siglo pasado, el Grupo Planeta compró Ediciones Destino, este galardón se otorga a escritores ya consolidados en el mundo literario, con lo que ha perdido el espíritu inicial…). Debe su nombre al redactor jefe de la “Revista Destino“, Eugenio Nadal Gaya, fallecido en 1944 a los 27 años, por esta lamentable pérdida la editorial quiso rendirle este homenaje.

En esta novela el lector paseará con su joven protagonista, Andrea, por la Barcelona de los años 40 del siglo pasado. Este es su comienzo (fijaos en la fotografía de la estación de Francia de los años 40):

Por dificultades en el último momento para adquirir billetes, llegué a Barcelona a medianoche, en un tren distinto del quEstación de Francia años 40e había anunciado, y no me esperaba nadie. Era la primera vez que viajaba sola, pero no estaba asustada; por el contrario, me parecía una aventura agradable y excitante aquella profunda libertad en la noche. La sangre, después del viaje largo y cansado, me empezaba a circular en las piernas entumecidas y con una sonrisa de asombro miraba la gran Estación de Francia y los grupos que estaban esperando el expreso y los que llegábamos con tres horas de retraso. El olor especial, el gran rumor de la gente, las luces siempre tristes, tenían para mí un gran encanto, ya que envolvía todas mis impresiones en la maravilla de haber llegado por fin a una ciudad grande, adorada en mis sueños por desconocida.”

 Tanto éxiCartel de la versión cinematográfica de Nadato, de crítica y público, cosechó la novela, que en 1947 Edgar Neville dirige su versión cinematográfica. Pinchad en el cartel y podréis verla.

Nos encontramos ante un relato de ambientación urbana, moderna, en el que se presenta una pequeña burguesía, con muchos problemas; en el que se describen unos personajes adultos desorientados, cargados de miedos y heridas sin cicatrizar, en contraposición a unos jóvenes con sueños, con ganas de un mundo diferente, pero que ven cómo sus ideas, sus ansias, son siempre frustradas. Andrea se enfrenta a una existencia mediocre y gris, (igual que la época, entre el final de la guerra civil española y el estallido de la Segunda Guerra Mundial) con la ilusión y el deseo de volver a empezar, de vivir por encima de todo, aunque le resulta muy difícil.

“Aquel cielo tormentoso me entraba en los pulmones y me cegaba de tristeza. Desfilaban rápidamente, entre laCalle Aribau de Barcelona en los 40 neblina congojosa que me envolvía, los olores de la calle de Aribau. Olor de perfumería, de farmacia, de tienda de comestibles. Olor de calle sobre la que una polvareda gravita, en el vientre de un cielo sofocantemente oscuro. La plaza de la Universidad se me apareció quieta y enorme como en las pesadillas. Era como si los pocos transeúntes que la cruzaban, como si los autos y los tranvías estuviesen atacados de parálisis. Alguien se me ha quedado en el recuerdo con una pierna levantada: tan extraña fue la mirada que lancé a todo y tan rápidamente me olvidé de lo que había visto”.

Rápidamente ascendió a la fama literaria y obtuvo un puesto destacado junto a hombres tan relevantes como Miguel Delibes, Ramón J. Sender o Camilo José Cela.

Según aparece en las obras de Historia de la Literatura, Nada introdujo aire fresco, abrió la puerta a una nueva generación. Asimismo, escribió también otras novelas como: La isla y los demonios, La mujer nueva, La insolación, el libro de viajes Paralelo 35 o los cuentos La llamada y La niña y otros relatos.

También fue galardonada en 1948 con el Premio Fastenrath de la RAE (premio que se instituyó para honrar el legado póstumo del jurista, escritor y traductor en lengua alemana y española, hispanista e hispanófilo alemán, Johannes Fastenrath); en 1955 con el Premio Menorca de Novela y el Premio Nacional de Literatura en 1956.

Poco a poco se fue retirando tanto de la vida pública como de la escritura. Falleció, de Alzheimer, en Madrid, el 28 de febrero de 2004.

Si queréis leer la obra, con un doble clic en la portada podréis acceder a ella. Agradecemos al profesor de la Universidad Nacional Autónoma de Méjico, Hugo del Castillo Reyes, la publicación del enlace en Internet.

Anuncios
Categorías: Todos leemos | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: