Seda

Alessandro Baricco (1996) Seda, Anagrama

.
RESUMEN
:

Portada Alessandro Baricco SedaAlgunas personas resumirían esta novela, cuento, o historia (tiene libre interpretación) como un libro de amor, pero como dice Alessandro Baricco, “si solamente fuera una historia de amor, no habría valido la pena contarla”. El libro comienza con un hombre que atraviesa el mundo, y acaba con un lago que permanece inmóvil, en una jornada de viento. El hombre se llama Hervé Joncour. El destino de Hervé, se vio sometido a un giro forzoso. Su idea inicial, el ejército. Lo que finalmente ocurrió, el comercio. Compraba y vendía gusanos de seda. Parece la ocupación más extraña con la que ganarse la vida, pero era el mejor en ello. Hervé vivía en un pequeño pueblo francés, tenía mujer, pero no hijos. Debido a las epidemias que acababan con los delicados huevos de gusanos de seda, se vio forzado a trasladar sus planes desde Europa, hasta África. Al ver que no eran suficientes kilómetros, se dirigió hasta el lejano y misterioso Japón (en aquellos tiempos ir a Japón, era como llegar al fin del mundo). Allí se encontraba la seda más fina que se podía imaginar, aquella que se sostenía en las manos, y era como coger la nada. Tras haber recorrido un peligroso y enmarañado viaje, debería negociar con Hara Kei, uno de los hombres más importantes del Japón. Apoyada en sus rodillas, estaba una mujer, que será una de las protagonistas de la historia. La muchacha, no tenía sesgo oriental, y transmitía la delicadeza y sensualidad necesaria para que Hervé perdiera la concentración. Dentro de él, empieza a brotar una enorme curiosidad por aquella mujer, que interviene en contadas ocasiones durante toda la obra. Después de esto, unos cuantos viajes más (de ida y de vuelta). Regalos a su mujer, miradas de complicidad, pájaros azules en jaulas enormes, tinta negra dibujando ideogramas japoneses en una minúscula tira de papel, flores entre los dedos, guerras, alguna que otra cita a Flaubert, a la luz eléctrica, y a Abraham Lincoln. Y finalmente, a la seda.

(Aviso al lector: todo ello se encuentra bañado entre las aguas más cristalinas de metáforas, elegancia, y sutileza. No es difícil enamorarse de esta novela).

VALORACIÓN:

Me considero unaseta-di-alessandro-baricco persona bastante exigente, y esto afecta inexorablemente al tema de la lectura. Sin ningún otro pretexto, para mí decir que este libro es uno de mis favoritos (por no decir mi favorito) es todo un logro. A pesar de que Seda siempre había estado en la estantería de mi casa, no fue hasta hace escasos meses, cuando decidí leerlo. La portada me confundía. Letras japonesas. Nunca me había llamado demasiado la atención la cultura japonesa -hasta que me sumergí en estas páginas-.

Seda está formado por capítulos cortos, con un ritmo pausado. No sobrepasa las 125 páginas, de las que en numerosas ocasiones, las letras (más bien grandecitas) no llegan a cubrir casi ni la mitad de las escasas, pero apasionantes, hojas. Debo agradecer a mi madre su recomendación, porque sin duda, se ha convertido en uno de mis libros favoritos. No es simplemente de esos libros que se colocan al fondo de la estantería después de haberlos leído. Sino que es de los que se colocan en la primera fila, en un apartado separado del resto, al alcance de la mano (por si acaso).

Seda Baricco-DautremerEstá ubicado en un escenario armónico, en el siglo XIX, entre Francia y Japón. Francia, es para mí una predilección, y ya simplemente la localización despierta en mí, enorme interés. Los elegantes lazos de unión que existen entre este país, y Japón, es un matiz (de los tantísimos de los que se compone la obra) por destacar, que hace que el ambiente que se respire sea parecido a una utopía.

Respecto a los personajes, destacar que no son muchos los involucrados en la obra. Hervé, su esposa, Hara Kei, y la misteriosa japonesa, podrían considerarse los prominentes. Y eso que aún así, no intervienen demasiado. Inevitablemente, Hervé Joncour, es mi debilidad, aunque todos ellos establecen un vínculo del que se hace imposible salir ileso. Y digo ileso, debido a que todo lo que trasmiten, ya que el alto nivel de sentimientos, llega a apoderarse del lector (lo digo por experiencia). Se me haría muy difícil hablar sobre los personajes y no desvelar cualquier rasgo importante del libro, pero, en resumen, podría decir que están cargados de misterio, y un gran toque de distinción.

En este libro, no hay típicos, ni tópicos. Está plagado de sencillez, y como siempre he defendido, en la sencillez está la belleza. De Seda no destacaría el argumento en sí, para mí lo que es más digno de reconocimiento, es la extraordinaria manera en la que está escrito, srebecca-dautremer_sedau plasticidad descriptiva, las metáforas continuas, el exquisito desenlace, la manera que tiene el autor de mantenernos constantemente con los ojos -y la boca- abiertos, la elegancia, y la enorme cantidad de contenido artístico que son capaces de abarcar unas pocas páginas.

Por lo que respecta al lenguaje, simplemente añadir, que yo lo considero un poema hecho prosa. Algo que se aleja un poco de la realidad, a pesar de ser hechos verosímiles, para centrarse en la pura sugerencia.

Estas son solo unas breves pinceladas de la infinidad de metáforas que contiene, terminar el cuadro completo, está en vuestras manos:

“Parecía un catálogo de huellas de pequeños pájaros, compilado con meticulosa locura. Era sorprendente pensar que, por el contrario, eran signos, es decir, cenizas de una voz quemada.”

“Era un hilo de oro que corría recto en la trama de una alfombra tejida por un loco.”

También, como anteriormente he dicho, está cargado de una sutil sensualidad:

“La muchacha levantó ligeramente la cabeza. Por primera vez apartó los ojos de Hervé Joncour, y los posó sobre la taza. Lentamente, le dio la vuelta hasta tener sobre los labios el punto exacto en el que él había bebido. Entrecerrando los ojos, bebió un sorbo de té. Alejó la taza de los labios. La deslizó hasta el lugar de donde la había cogido. Hizo desaparecer la mano bajo el vestido. Volvió a apoyar la cabeza en el regazo de Hara Kei. Los ojos abiertos, fijos en los de Hervé Joncour. “

Podría no dejar de escribir adjetivos ñoños, y deslumbrantes a la vez, la mejor solución para saber de qué estoy hablando, es leerlo. Creo que se ha podido intuir (o al menos lo he intentado), lo importante que es para mí esta novela. Leer este libro, tiene doble fondo. No consiste simplemente en pasar hojas hasta que se nos canse la mano, o hasta que nos entre el sueño. Sino que va más allá. Consiste en saber viajar dentro de cada espacio en blanco, bordeando cada letra, y saltando encima de cada párrafo. Consiste en saber interpretar, dar forma al papel, y saborear el arte que contiene. Sin duda, es uno de los mejores ejercicios en los que uno puede invertir su tiempo.

Desconozco si fue la intención del autor, o simplemente una percepción mía, pero al tener este libro entre las manos, la sensación es idéntica, seguramente, a la de tener aquella suave seda japonesa recorriendo tus dedos.

PUNTUACIÓN:  9,5 de 10

RECOMENDACIÓN: Recomiendo este libro a todas aquellas personas que están enamoradas, y a las que no (para que lo hagan). Además también lo recomiendo a aquellas personas que sepan apreciar la literatura simple y profunda. También, a la gente afortunada, capaz de saborear el arte, en todas sus manifestaciones.

Libro (Colección Compactos, Encuadernación: Tapa blanda, 128 páginas) 8.90€

AUTORA: Mariana Fuente del Prisco. Alumna de 1º Bachillerato

Esta novela que Mariana nos recomienda leer, se convirtió en un fenómeno literario mundial en 1996, (parece que vendió ese año  en Italia 250000 ejemplares) fue traducida a diecisiete idiomas y gozó de reconocimiento del público y de la crítica. Un superventas con sensibilidad y sin violencia, ¡por fin!

Antes de continuar, os invito a visionar este fragmento animado del libro de Baricco, una delicia ilustrado para Edelvives por Rébecca Daumetrer:

Fotografía Alessandro BariccoDe su obra opina el autor que no es una novela sino una historia. Que comienza con un hombre que atraviesa el mundo y que acaba al borde de un silencioso lago, una historia de amor.

“Está basada en los viajes de los comerciantes de huevos de gusanos de seda a principios del siglo pasado. Pero, por la parte japonesa, me he tomado ciertas libertades. Curiosamente, allí nadie se ha molestado por ello -mi traductor me decía que a los japoneses les divierte mucho ver cómo los europeos nos inventamos su historia-, mientras que en Italia enseguida salieron cuatro historiadores clamando porque Baricco había incurrido en graves errores”.

Ambientada en entornos irreales y personajes imposibles porque:

“No me gusta tratar con las cosas que ya conozco, por eso mis personajes son bastante mágicos, las historias poco corrientes y los lugares inexistentes en el mapa”.

En 2007, el canadiense François Girard la versionó cinematográficamente. Si la veis, os daréis cuenta de que pierde la magia de la palabra…

No quisiera dejar esta reseña sin el enlace a su lectura, pinchad en él Icono lectura. ¡Feliz viaje!

Anuncios
Categorías: BACH | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: