TEMA DEL MES

 

            Hoy estrenamos una categoría nueva: el tema del mes. Durante nueve meses vamos a ir planteando temas para que os metáis en ellos y os pongáis a investigar y digáis lo que os parezca. El tema del mes tiene vocación interactiva: lo ideal es que haya diálogos cruzados y que unos lancen preguntas y otros se atrevan a dar respuestas; unos sugerirán una cosa y otros la contraria; unos detectarán los aciertos y otros los errores; unos se deleitarán en la belleza y otros en las razones; aunque también podríamos decir que las argumentaciones atinadas y los buenos pensamientos tienen igualmente la belleza de las razones. Todo el mundo es bienvenido si tiene algo que decir; y tiene algo que decir si ha leído lo que dicen otros; lo interesante es crear controversia, despertar ideas y suscitar consensos; en una página de debate todo tiene cabida, eso sí: desde el respeto y la buena educación. No valen los insultos. No valen las condenas. En una hoja para el debate se critican las ideas y se contrastan las opiniones, pero no se condena nunca a las personas; se sonríe y se sueña, pero no se ríe uno de nadie porque aquí estamos juzgando el mensaje, no al mensajero. Ésa es la única regla. La única condición. El único límite al debate.

El tema del mes se elegirá según criterios de actualidad: y así, un mes lo dedicaremos al MUCES y otro al Hay Festival. Otras veces se hará según criterios de oportunidad y así, si en un curso nos atascamos por falta de tiempo, nos podremos proponer familiarizarnos con un autor del programa, o con una idea; y otras veces propondremos un tema libre en el que aceptaremos también vuestras sugerencias con toda la libertad del mundo; así podremos curiosear e investigar, es decir, entregarnos al cotilleo.

 

Ánimo, chicos, ánimo, chicas, ánimo, jóvenes y menos jóvenes. Empezaremos con un texto que os sirva para investigar, ya que os manejáis muy bien por internet: allí os daremos las primeras pistas.

Vosotros tenéis la palabra. Podéis entrar en el blog y leer, y una vez que hayáis leído, preparad el teclado para introducir vuestros comentarios.

NOTA: al final de cada intervención podéis poner vuestro nombre si queréis (a menos que queráis guardar el anonimato y entonces se os respetará).

 

Estamos de estreno. Para el mes de febrero proponemos el siguiente tema:

 

Nombre: Alberto Martín García.

Nacimiento: Segovia, 1982.

Profesión: profesor asociado de publicidad (Comunity Manager en la UVA, campus de Segovia).

 

Alberto Martín es escritor, autor de novelas de misterio que pertenecen también al subgénero policial. Tiene una prosa sencilla, fácil de leer, que lo enreda a uno hasta quedar atrapado en tramas que, a medida que se van desenredando, lo sorprenden. Es novela de entretenimiento que plantea reflexiones sobre la vida y crea realidades paralelas en las que, sin salir del mundo, vivimos fuera de él.

Hasta hoy ha escrito tres novelas:

 

(1) Tras la estela de un cuadro (finalista del XVII Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla; Premium Editorial 2012).

 

(2) Cuando sopla el viento de levante (Premium, 2016). Ambientada en Cádiz. El incendio de un hotel abre una extraña comunicación entre el presente y el pasado, dando pie a una investigación que nos hará dudar incluso de la existencia de los personajes. El universo cotidiano se vuelve insólito. La realidad parece irreal. Y unas voces heridas llaman nuestra atención desde un misterioso pasado.

 

(3) El silencio de Raquel (Caligrama, 2019) se desenvuelve en Segovia. El misterio recorre cada una de sus calles, y allá por la plaza de toros, donde no asoman los testigos, se pierde abruptamente el rastro de Patricia. Como un hábil enredador, Alberto teje una telaraña donde nos trapa dándonos sólo la mitad de la información para que nosotros nos encarguemos de encontrar la otra mitad. De sobresalto en sobresalto el lector se verá conducido a un desenlace que, si bien intuye en el último tercio del libro, hasta más de la mitad no sospechará por dónde lo llevan los hilos de la trama.

 

Alberto Martín es, además de buen comunicador, experto en moverse por las redes sociales: las conoce bien, conoce sus peligros y El silencio de Raquel es una advertencia de lo que puede ocurrir cuando hacemos mal uso de las nuevas tecnologías. Podéis buscar información sobre él, para empezar, en los siguientes sitios:

 

  • El silencio de Raquel (reseña, 2019; lagunadelibros).
  • Encuentro con Alberto Martín en el instituto Andrés Laguna de Segovia (2019; lagunadelibros).
  • Cuando sopla el viento de levante (reseña, 2018; lagunadelibros).
  • La tertulia literaria. Tercer año (lagunadelibros).

 

Tecleando su nombre seguro que encontráis cosas en internet. Sus novelas se pueden adquirir en las librerías de Segovia.

Por cierto ¿dónde ha estudiado Alberto Martín el bachillerato?

 

 

 

Anuncios
Categorías: Tema del mes | Etiquetas: , | 33 comentarios

Navegador de artículos

33 pensamientos en “

  1. Mariano Martín Isabel

    ¿Qué es exactamente la novela negra?

  2. Anónimo

    ¿Dónde estudió Alberto Martín?

    • lagunadelibros A.G.

      Ángel Luis Zapatero Arenzana.

      Alberto Martín estudió la enseñanza secundaria, incluido el Bachillerato, en el Andrés Laguna. Y lo sé muy bien porque yo fui su profesor de Lengua durante el primer año, recién llegado del colegio. Hay una anécdota que él suele contar y que recuerdo perfectamente: al principio de curso les mandé hacer una redacción para ver su nivel de expresión escrita (es una práctica habitual con los nuevos alumnos). Alberto acabó de los primeros y estuve leyendo su trabajo allí mismo; entonces le llamé y le dije: “tengo que comentarte dos cosas, una mala y otra buena. ¿Por cuál quieres que empiece?”. No recuerdo el orden que escogió, pero la mala era que tenía una letra horrorosa, ilegible, y la buena, que escribía muy bien, que me gustaba mucho su manera de expresarse. Le animé a seguir escribiendo y, sobre todo, leyendo para poder hacerlo cada vez mejor. La verdad es que aquel chaval prometía. No sé si mis palabras de aliento le ayudaron; lo que sí sé es que ahora todos podemos disfrutar de los libros que escribe. Gracias, Alberto.

  3. Juan Álvarez Borrego.

    ¿Alberto, has estado en Cádiz?

  4. Anónimo

    ¿Por que escribes novela policial y no otro tipo de novela?

  5. María.

    ¿En qué te has inspirado para escribir el libro?

  6. lagunadelibros A.G.

    Bien está hacer preguntas, pero también hay que dar opiniones e intercambiar puntos de vista. Nos damos un plazo razonable de una semana para que alguien conteste a todas estas preguntas.

  7. Mariano.

    Hay novelas que entretienen pero no enseñan nada; otras son muy didácticas pero aburridas; a mi me parece que las novelas de Alberto enseñan entreteniendo; son agradables de leer y uno no tiene la sensación de perder el tiempo. ¿Estáis de acuerdo?

  8. Carlos Gutiérrez

    En cuanto al silencio de Raquel, ¿por qué se han elegido protagonistas jóvenes en una novela negra como esta? ¿Puede entenderse como una referencia al acoso escolar?

  9. lagunadelibros A.G.

    LITERATURA Y ENTRETENIMIENTO

    En la introducción al tema del mes hemos leído que Alberto Martín tiene una prosa sencilla y fácil de leer, que lo enreda a uno hasta quedar atrapado en tramas que, a medida que se van desenredando, lo sorprenden. Es novela de entretenimiento que plantea reflexiones sobre la vida y crea realidades paralelas en las que, sin salir del mundo, vivimos fuera de él.
    ¿Pensáis que la buena literatura tiene que ser entretenida?

    • Álvaro Cachorro Revilla. 1º C (bachillerato de ciencias).

      La literatura tiene que tener mucha relación con el entretenimiento, porque si lees y no te entretienes no sigues leyendo.

      • Paula Sanz y Blanca Antón. 1º C (bachillerato de ciencias).

        Para nosotros la buena literatura es la que enseña y entretiene: el entretenimiento es la función más importante de un libro, porque una vez que el lector esté enganchado a la lectura prestará más atención a las enseñanzas que el libro quiera transmitir; así, de estos nuevos aprendizajes sacará sus propias conclusiones.

  10. Diego Monjas. 1º C (bachillerato de ciencias).

    No estoy de acuerdo. La buena literatura puede producir emociones que van más allá de que una obra sea agradable de leer o no; sin embargo, debemos seleccionar lo bueno de cada libro (el entretenimiento puede estar donde menos te lo imaginas).

  11. Carlos Gutiérrez Lorasque. 1º C (bachillerato de ciencias).

    Creo que la literatura se juzga de forma incorrecta. ¿Por qué valorar como buena aquella que está mejor escrita? ¿Acaso no será mejor aquella literatura que llega al lector y le transmite sentimientos y lo envuelve? En mi opinión, la literatura no se debería juzgar por la forma en que está escrita (dentro, claro está, de un margen razonable en el que la calidad lingüística esté presente); a veces menos es más.

  12. Mariano Martín Isabel.

    Siempre se ha dicho que, en literatura, la forma es inseparable del fondo; si una obra es buena, cuenta historias buenas, y para contar historias buenas hay que hacerlo con las palabras adecuadas. A veces nos salen bellas expresiones sin buscarles belleza, porque los propios contenidos van pidiendo, por sí solos, su propia forma de expresión; hay en Platón cierta tendencia a creer que lo verdadero es, al mismo tiempo que bello, bueno. En la presentación del tema del mes os han remitido a una entrevista con Alberto Martín en la que dice expresamente que no ha buscado florituras en el estilo; pero cuando se relee a sí mismo sabe que, sin buscarlas, las ha encontrado.

  13. Anónimo

    Las buenas historias se cuentan con buenas palabras; y de buena manera. Pero eso no garantiza que con la calidad venga incluido el entretenimiento.

  14. Carlos Velasco Tapias. 1º C (bachillerato de ciencias).

    Lo óptimo, en mi opinión, es una simbiosis entre conocer y entretener; ampliar el saber de una forma que no se haga tediosa.

  15. Adela Zapatera y Virginia Antón. 1º C (bachillerato de ciencias).

    Sí, la literatura debería ser escrita con un fin didáctico, pero a través de entretenimiento; esto llevaría a la gente a leer por gusto y poder aprender sacando cada uno sus propias conclusiones.

  16. Mariano Martín Isabel.

    LITERATURA Y CIENCIA

    Y puesto que estamos hablando de enseñar y entretener, vamos a hablar un poco de la ciencia. En un episodio de “El silencio de Raquel” Alberto expone un informe detallado del médico forense, describiendo de manera científica el estado en que se encuentra el cadáver que acaban de encontrar. ¿No pensáis que tanto tecnicismo es exagerado y detiene la acción de manera innecesaria?

  17. Pablo Cuesta Sanz. 1º A (bachillerato de investigación).

    En un libro de fantasía el propio género no requiere de un gran conocimiento científico, sino que éste se puede inventar (haciendo ver una ciencia más avanzada de la que tenemos actualmente). Pero si hablamos de una novela policiaca en la que incluyamos informes forenses, necesitamos que este relato tenga la mayor precisión posible; que tenga más realismo; la exactitud, el rigor de los fundamentos científicos dependerá principalmente del género de la novela.

  18. Mariano Martín Isabel.

    ¿Entonces es necesaria la ciencia en las novelas?

  19. Anónimo

    En una novela buscamos una historia de calidad, y además que sea creíble; para ello debe de estar basada en un mundo que funcione con nuestras leyes y teorías; la ciencia tiene que ser estudiada por el autor.

  20. Rodrigo Sanz. 1º A (bachillerato de investigación).

    Si el libro pretende ser realista, yo sí lo veo necesario; no puedes plasmar la realidad sin hacer un uso correcto de la ciencia (siempre hay que informarse); pero si pretende ser fantasía o ciencia ficción, si todo es inventado ¿por qué la ciencia no?

  21. Mariano Martín Isabel.

    Estamos de acuerdo en que una historia, aunque no sea verdadera, siempre tiene que ser verosímil, incluso las fantásticas; pero, insisto, ¿siempre es necesario que el autor emplee la ciencia para que lo que cuenta sea cierto?

  22. Andrea Adrados Santa Elena. 1º A (bachillerato de investigación).

    Cuando leo un libro que no es de ciencia ficción me gusta que lo que venga sea verdad, y que sea científicamente correcto; de este modo me creo mucho mejor la historia y me parece más real. Además, leyendo este tipo de cosas siempre aprendes.

  23. Lorena. 1º A (bachillerato de investigación).

    Yo no creo que sea precisamente necesario el uso de la ciencia en la literatura: no serían beneficiosos los tecnicismos porque se haría difícil de leer a cualquier persona que no conociera la terminología.

  24. Miguel Gutiérrez. 1º A (bachillerato de investigación).

    Sí, yo también estoy de acuerdo; para hablar sobre un tema en particular siempre debemos documentarnos, ya sea vía internet, enciclopedias, etc.; y también estoy de acuerdo en que hay que usar palabras que no sean muy complicadas para los lectores.

  25. Anónimo

    Es verdad que al añadir contenido científico se cree que lo que se cuenta es cierto, ya que siempre se piensa que la ciencia es exacta. Pero esto no siempre es así. Puede ocurrir que el contenido que se emplea sea falso, pero entonces no estaríamos hablando de ciencia sino de seudociencia. El uso de la ciencia en literatura sería necesario siempre que la historia lo requiriese, pero, como decís vosotros: sin tecnicismos que entorpezcan la comprensión del lector.

  26. Mariano Martín Isabel.

    Por ejemplo en “Cuando sopla el viento de levante”. En esa novela hay un halo de misterio que nos hace dudar muchas veces de la verosimilitud de lo que se está contando; hasta la propia fantasía necesita realismo para que podamos creerla.

  27. Javier Martín. 1º A (bachillerato de investigación).

    Eso es lo que pasa cuando se producen fallos de exactitud en la novela negra. A mi entender existen dos problemas respecto a no ser preciso en los temas científicos; el primero es que a una persona que conozca cosas leer algo inverosímil puede sacarla de la historia y arruinarle la inmersión; el otro es que puedes dar información falsa que puede equivocar al lector. Insisto yo también en que uno debería informarse sobre lo que está tratando.

  28. Anónimo

    Cuando quieres aportar datos ofreciendo una riqueza en el lenguaje en relación a un tema, para aportar realismo y certeza a la historia siempre debes recurrir a la ciencia.

  29. Mariano Martín Isabel.

    Incluso en las novelas fantásticas.

  30. Anónimo. 1º A (bachillerato de investigación).

    Sí; aunque en una novela fantástica quizá sea más apropiado dejar correr la imaginación y darle al lector la libertad de imaginar lo que él quiera; de eso se trata en literatura, de poder leer sin normas cogiendo tú el mando de la lectura.

Responder a Mariano Martín Isabel. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: