Archivo mensual: mayo 2019

TEMA DEL MES: MAYO Y JUNIO

 

ANDRÉS LAGUNA, ENTRE LAS CIENCIAS Y LAS LETRAS

            Un científico es alguien que observa las cosas, las analiza y clasifica, las intenta explicar, procura extraer consecuencias de los fenómenos y de las ideas y luego compara las ideas con la realidad, contrastándolas. El Renacimiento es un caldo de cultivo en el que creció la ciencia.

Un humanista es alguien que lee mucho y comenta sus lecturas, viaja con los ojos abiertos para empaparse de lo que pasa por el mundo, aprende de todo y ensancha su cultura; la cultura es el conocimiento crítico de las cosas: si no hay crítica ya no es cultura, sólo es tradición.

            Hay una cultura científica que tiene cada especialista en su terreno; el médico sabe mucho de medicina, el historiador conoce bien el pasado, el músico sabe mucho de música… Pero si, aparte de aquello en lo que cada uno se ha especializado, poco sabe cada uno de lo que saben los demás, podrán ser excelentes especialistas pero les faltará siempre una cultura general; la cultura general es el conjunto de conocimientos compartidos que hacen que todos tengamos cosas en común de las que poder hablar.

            Hay que saber mucho de algo, pero también conviene saber un poco de todo. Leonardo de Vinci era pintor, inventor, arquitecto, anatomista, botánico, escritor, músico, escultor, filósofo: era verdaderamente un espíritu universal. Lo mismo que sólo con el núcleo no se hace una célula si no tenemos citoplasma, tampoco tenemos buenos especialistas si su ciencia no flota sobre una sólida cultura general.

Andrés Laguna era médico, y como médico sabía mucho del cuerpo humano; pero es que también era una excelente persona y como persona tenía buenos sentimientos y era un gran humanista: lo que quiere decir que escribía bien, hablaba bien, sabía de literatura, de pintura, de estar en el mundo, le gustaba viajar mucho y tenía, como resultado de la combinación de todos esos ingredientes, una buen cultura general.

Fue un médico humanista. Si no sabes mucho acerca de un tema, difícilmente podrás tener un trabajo mínimamente interesante, pero si no sabes un poco de todo difícilmente conseguirás que sea interesante tu vida. Un especialista no es una máquina que funciona apretándole una tecla. La ciencia humanista es el camino, y Laguna es el espejo en el que nos podemos mirar.

Anuncios
Categorías: Actividades, Tema del mes | Etiquetas: , , , , , , | 35 comentarios

ESPARTACO

 

Howard Fast   (1951)   Espartaco,  El País (2005)

 

RESUMEN:

Es el año 71 a. C. El joven Cayo Craso, su hermana Helena y su amiga Claudia viajan de Roma a Capua para pasar allí unos días con unos parientes. A lo largo de la Vía Apia verán “símbolos de castigo”, seis mil cuatrocientos setenta y dos cadáveres de esclavos crucificados. En una parada para descansar, un hombre les explica que se trata de los hombres de Espartaco, figura que despertaba curiosidad en los jóvenes. A partir de aquí, a través de flashbacks, recuerdos y relatos de los diversos personajes con los que los tres jóvenes coinciden, tanto en Villa Salaria como después en Capua, va cobrando forma la historia de Espartaco. El influyente senador Graco, un joven Cicerón, el general Marco Licinio Craso o algunos familiares y amigos nos descubrirán al esclavo tracio sacado de una mina de Nubia, al sur de Egipto, por un agente de Léntulo Baciato, el dueño de una escuela de gladiadores a las afueras de Capua. Superviviente de un combate mortal entre dos parejas de gladiadores, Espartaco será el amante de la germana Varinia, que le dará un hijo, y pronto se convertirá en líder improvisado de la revuelta de los gladiadores contra Léntulo Baciato, revuelta de la que surgiría un ejército que buscaba liberar a los esclavos subyugados por la cruel Roma. Finalmente derrotado, el cadáver de Espartaco nunca fue encontrado. La leyenda ya ha adquirido carta de naturaleza.

 

VALORACIÓN:

Me acerqué a esta obra por pura curiosidad, sin duda espoleada por la película que Kubrick realizó a partir de la misma, pero fundamentalmente por el interés que despertó en mí la figura del propio autor, Howard Fast. La denuncia de los abusos de poder, la lucha social y el anhelo de libertad aparecen en muchas de sus obras. La novela del esclavo rebelde fue concebida por el “rebelde” Fast durante su estancia en prisión por negarse a colaborar con el Comité de Actividades Antiamericanas. Rescata para los lectores la figura histórica de Espartaco, el esclavo tracio que lideró la denominada “guerra de los gladiadores” y mantuvo en vilo a la poderosa República romana entre los años 73 y 71 a.C. Creí que me enfrentaba, pues, a una novela histórica. Pero no fue así. La novela atrapa desde el comienzo porque Espartaco no es, en realidad, el protagonista, sino una idea, una obsesión, un recuerdo constante. La historia comienza cuando Espartaco ha muerto ya. Fast no intenta recrear ni describir un período concreto, no es fiel a los datos históricos estrictos, sino que nos presenta un puzzle, un cruce de perspectivas (las que dan los testimonios de los personajes) de cuya suma nace el mito de ese esclavo cuyo “cadáver nunca fue hallado”, pero que vive en la memoria de todos aquellos que lo conocieron. Sin duda, el enfoque es muy original.

 

PUNTUACIÓN: Me ha ido llevando de la mano sin ni siquiera darme cuenta, porque esperaba impaciente lo que tuvieran que contar Craso, Cicerón, Varinia y todos los demás sobre Espartaco. Y he de reconocerle el mérito añadido de haberme sorprendido con todos esos personajes “narradores”, peculiares, interesantísimos, cada uno con su propia y especial historia. Original y amena.

 

RECOMENDACIÓN: Para alumnos de Bachillerato que quieran incluir en su lista de lecturas una obra que tiene la virtud de la sorpresa, porque no es lo que uno espera…   Un descubrimiento. Os gustará.

 

Libro (Encuadernación: Tapa blanda, edición 2005, 447 páginas) 5 € aprox.

 

AUTORA: Nuria Ayerra de Andrés. Profesora del Departamento de Lengua y Literatura.

Categorías: BACH | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.