Publicaciones etiquetadas con: Andrés Laguna

TEMA DEL MES: MAYO Y JUNIO

 

ANDRÉS LAGUNA, ENTRE LAS CIENCIAS Y LAS LETRAS

            Un científico es alguien que observa las cosas, las analiza y clasifica, las intenta explicar, procura extraer consecuencias de los fenómenos y de las ideas y luego compara las ideas con la realidad, contrastándolas. El Renacimiento es un caldo de cultivo en el que creció la ciencia.

Un humanista es alguien que lee mucho y comenta sus lecturas, viaja con los ojos abiertos para empaparse de lo que pasa por el mundo, aprende de todo y ensancha su cultura; la cultura es el conocimiento crítico de las cosas: si no hay crítica ya no es cultura, sólo es tradición.

            Hay una cultura científica que tiene cada especialista en su terreno; el médico sabe mucho de medicina, el historiador conoce bien el pasado, el músico sabe mucho de música… Pero si, aparte de aquello en lo que cada uno se ha especializado, poco sabe cada uno de lo que saben los demás, podrán ser excelentes especialistas pero les faltará siempre una cultura general; la cultura general es el conjunto de conocimientos compartidos que hacen que todos tengamos cosas en común de las que poder hablar.

            Hay que saber mucho de algo, pero también conviene saber un poco de todo. Leonardo de Vinci era pintor, inventor, arquitecto, anatomista, botánico, escritor, músico, escultor, filósofo: era verdaderamente un espíritu universal. Lo mismo que sólo con el núcleo no se hace una célula si no tenemos citoplasma, tampoco tenemos buenos especialistas si su ciencia no flota sobre una sólida cultura general.

Andrés Laguna era médico, y como médico sabía mucho del cuerpo humano; pero es que también era una excelente persona y como persona tenía buenos sentimientos y era un gran humanista: lo que quiere decir que escribía bien, hablaba bien, sabía de literatura, de pintura, de estar en el mundo, le gustaba viajar mucho y tenía, como resultado de la combinación de todos esos ingredientes, una buen cultura general.

Fue un médico humanista. Si no sabes mucho acerca de un tema, difícilmente podrás tener un trabajo mínimamente interesante, pero si no sabes un poco de todo difícilmente conseguirás que sea interesante tu vida. Un especialista no es una máquina que funciona apretándole una tecla. La ciencia humanista es el camino, y Laguna es el espejo en el que nos podemos mirar.

Anuncios
Categorías: Actividades, Tema del mes | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

DISCURSO DE EUROPA

 

Andrés Laguna. Discurso de Europa.

 

RESUMEN:

            Andrés Laguna presenta a Europa en la figura de una viejecita enferma que llora sus desgracias. Europa es una cultura-madre, uno de cuyos hijos (la religión) se ha escindido en dos bandos que luchan a muerte: el catolicismo y la rama protestante (que combaten por la misma cruz, pero en distintos colores); dos hijos que, al destruirse, destruyen y desgarran a Europa, su propia madre. Mientras tanto el enemigo turco se frota las manos aprovechándose de la debilidad de los cristianos; está a las puertas de Viena, dispuesto a apoderarse del continente si no lo frena nadie; Europa, entonces, vuelve sus ojos hacia Carlos V como única opción que le queda: quiere unir a sus hijos pues la union es lo único que puede salvarla. Y como el peligro no viene de fuera sino de sus mismas entrañas, por eso este discurso lleva por título “Europa, que a sí misma se atormenta”. 

 

VALORACIÓN:

Es un discurso que Andrés Laguna pronunció en 1543 en la Universidad de Colonia. Si Carlomagno forjó la unidad europea a sangre y fuego, Laguna clamará por una unidad en la paz, por una convivencia en el diálogo; es, pues, uno de los primeros discursos “irenistas” sobre Europa; irenistas: o sea, pacificstas.

  ¿Qué sucederá si Europa se divide? “La desolación de mis campos, los templos incendiados, las matronas prostituidas, las doncellas deshonradas, los adolescentes raptados, derramada la sangre”.

¿Qué ganaríamos si trabajáramos por la unidad? Laguna lo ejemplifica con una fábula que le toma prestada a Erasmo. Lapidaria y sencilla es su moraleja: “cede una parte de lo tuyo, que yo cederá otro tanto de lo mío”. Para negociar hay que saber ceder, pues suele suceder que perder algo es la única manera de conservarlo todo.

 

PUNTUACIÓN: 8/10

 

RECOMENDACIÓN:

El discurso se presenta en un lenguaje culto, quizá un poco farragoso para nuestro gusto (demasiado acostumbrados a sobrevolar los problemas sin detenernos en ellos). Hay que acercarse a él con la mente bien abierta. Un exceso de retoricismo sería, quizá, nuestra principal crítica. Por lo demás, su comprensión requiere una sólida cultura grecolatina y cristiana (una hipotética edición para adolescentes debería

incluir numerosas notas a pie de página). Impresiona descubrir la rabiosa actualidad de este texto: en un momento en que las naciones europeas sólo piensan en separarse, sembrando por doquier la semilla de la discordia.

Excelente discurso si lo comparamos con algunas de las cosas que se hacen hoy; aunque con algunas lagunas para codearse plenamente con los clásicos de siempre. Cualquier alumno de bachillerato lo puede entender; otra cosa es que tenga la paciencia de abstraerse de su época para sumergirse en las ideas (y en las palabras) que le llevan en línea directa, a vivir en otra época, en otro universo.

 

Andrés Laguna. Discurso de Europa, en VVAA. Andrés Laguna, humanista y médico, Segovia, 1999, pp. 283-306.

 

AUTOR: Mariano Martin Isabel, profesor del departamento de filosofía.

 

 

Categorías: BACH | Etiquetas: , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.