Publicaciones etiquetadas con: creatividad

Tú cuentas…

Tenéis ante vosotros un texto que os va a sorprender por su frescura.

Se trata de un ejercicio de clase en el que utilizando, entre otras, las palabras: “casualidad, desconcertante, evocar, prisionero, envejecer y sabiduría” debían redactar una historia.

¡Disfrutad con el ingenio y buen hacer de este compañero!

.

LA GRAN NEVADA

Hace no sé exactamente cuánto tiempo, casualidad o no, cayó sobre nosotros una gran nevada que mató a toda mi familia menos a mí.

La nieve con su peso derrumbó el tejado del salón donde aquellas navidades todos estaban cenando, menos yo, ya que me habían echado de la mesa por insultar a mis padres. Me quedé dormido, resignado, sin saTEjado derrumbado por la nieveber nada de lo que había ocurrido. A la mañana siguiente me levanté a las 12, hacía mucho frío y cuando fui al salón, me encontré una imagen desconcertante: todos los cadáveres de mi familia yacían en la nieve.

Estuve dos días llorando sin asimilar lo que había ocurrido. Hubiera deseado con todas mis fuerzas haber muerto yo también, pero quisiera o no, tenía que seguir adelante. Así que, con once años comencé a reconstruir mi vida.

Fui creciendo aprobando todo y llorando siempre que nadie me veía; fueron pasando los años y decidí irme a vivir a otro sitio con mi novia para no volver a evocar aquellas escenas vividas.

Una vez ya con 24 años traté de superar el miedo yendo a esquiar con mi mujer y, de nuevo, el dCopo de nieveestino quiso morder mis sentimientos matando a mi mujer en un grave accidente de esquí. Ya, esta vez, no pude volver a reconstruir mi vida: viví en la que había sido una casa feliz y alegre, pero ya no lo era. Pasé el resto de mi vida sentado en un sillón de la vieja y desangelada casa. Viví prisionero de mis recuerdos hasta envejecer. Y ahora, al escribir esto me doy cuenta de la poca sabiduría que había tenido ante las pruebas que el destino me había propuesto. Me doy cuenta ahora, con 93 años, a punto de morir y con un techo lleno de nieve sobre mi cabeza.”

Carlos Gutiérrez Lorasque. Alumno de 1ºESO

Anuncios
Categorías: Tú cuentas | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Escribiendo microrrelatos

Minilibro Microrrelatos

Os presento algunos microrrelatos de alumnos de 2ºESO. ¿Qué os parecen?

“Lance se levantó del sofá, lentamente, con un ademán de desprecio por la actividad que le tocaba realizar. Se dirigió a la cocina con paso lento. Abrió la puerta violentamente. Cogió con su mano izquierda la sartén, le echó un poco de Fairy y comenzó a fregar. Cuando acabó de limpiarla volvió al sofá, encendió la tele y se quedó frito.”

 Cándido Cantalejo

 

“Nuestros caminos se iban a separar una vez más. Él tenía que volver a su país natal, Bélgica, y yo no podía emprender el viaje con él. Cuando su avión partió nuestro corazón cada vez latía más fuerte. No olvidaré las películas que compartimos, las cenas románticas, los poemas que me escribía y las canciones que me dedicaba… Mi amor verdadero se había marchado en ese avión. Aún sigo esperando su regreso.”

María Hernán

 

“El perro, nervioso, buscaba un lugar del jardín donde evitar la sombra amenazante que le perseguía.”

Manuel Monsalvo

 

“Mientras el amo dormía, un ratón llamado Lázaro se dedica a comerle el pan.”

Kiril Valchinov

 

“Cuando acabó la pelea entre los greasers y los socs, se dieron cuenta de que no eran tan diferentes.”

Andrea Calvillo

Ahora te toca a ti

Escribir

Categorías: Tú cuentas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

El tiempo en “El príncipe de la niebla”

Portada El-principe-de-la-niebla

Ana Sen, alumna de 1ºESO, tras escuchar, en la clase de Plástica, este texto que a continuación reproducimos, tomó unas notas y dejó volar su imaginación…

 ¡Mira cómo ha quedado! (Las palabras resaltadas son aquellas que Ana ha tomado como referencia).

Habrían de pasar muchos años antes de que Max olvidara el verano en que descubrió, casi por casualidad, la magia. Corría el año 1943 y los vientos de la guerra arrastraban al mundo corriente abajo, sin remedio. A mediados de junio, el día en que Max cumplió los trece años, su padre, relojero e inventor a ratos perdidos, reunió a la familia en el salón y les anunció que aquél era el último día que pasarían en la que había sido su casa en los últimos diez años. La familia se mudaba a la costa, lejos de la ciudad y de la guerra, a una casa junto a la playa de un pequeño pueblecito a orillas del Atlántico.

La noche de su cumpleaños Max no pegó ojo. Mientras los demás dormían, esperó la fatal llegada de aquel amanecer que habría de marcar la despedida final del pequeño universo que se había forjado a lo largo de los años. Pasó las horas en silencio, tendido en la cama con la mirada perdida en las sombras azules que danzaban en el techo de su habitación, como si esperase ver en ellas un oráculo capaz de dibujar su destino a partir de aquel día. Sostenía en su mano el reloj que su padre había hecho para él. Las lunas sonrientes de la esfera brillaban en la penumbra nocturna. (…)

Sigue leyendo

Categorías: Lecturas ilustradas | Etiquetas: , , , , | 2 comentarios

Ayer no fui al instituto

Rescato este ejercicio de redacción por su frescura,humor, creatividad y ritmo ágil. Leedlo y opinaréis como yo…

Boda tarta“Ayer no fui al instituto. Estuve en la boda de mi tía Catherine, que tras cuarenta años de soledad había encontrado a Randy. Él no me caía muy bien. Era un tipo alto, robusto y presumido a pesar de ser un fracasado. Años atrás había trabajado como “personal trainer” en un gimnasio de prestigio hasta que un día el propietario del local se enteró de que vendía ciertas sustancias ilegales a sus clientes. Desde entonces servía copas en un bar de poca monta. Mi familia pensaba que se estaba casando por el dinero.

Mi tía Catherine no era lo que se dice una belleza, más bien todo lo contrario. Por eso no había tenido novios hasta mayo del año pasado, entonces la suerte le sonrió. Trabajaba de contable en un banco cuando el jefe falleció. Al no haber nadie más cualificado para el puesto decidieron que ella era la mejor opción.

Cathy y Randy se conocieron por internet. Lo más curioso es que él se enamoró al saber cuánto ganaba. Fue lo que se dice un flechazo. En la iglesia, ella no dudo en decir el sí quiero, pero a él le costó un poco. En mitad de la ceremonia mi futuro tío sudaba como un pato, en mi vida había visto a alguien transpirar  tanto. Más tarde descubriríamos que se había fumado alguna que otra cajetilla de cigarrillos, tomado unas cuantas pastillas y bebido algo de alcohol. En el banquete se le veía blanco como un muerto y en su silla se tambaleaba de un lado para otro. Lo mejor vino al final cuando se levantó para brindar. Al decir las palabras “estoy casado”, se desmayó cayendo encima de la tarta. Fue un día de lo más divertido.”

Manuel Monsalvo Pigazos 2ºESO

Categorías: Tú cuentas | Etiquetas: , , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.