Publicaciones etiquetadas con: Ensayo

El lobo estepario

Hermann Hesse (2011) El lobo estepario, Plaza y Janés

 

RESUMEN:

Portada Lobo esteparioAlgunos consideran que esta es la obra cumbre de Hermann Hesse. Construida sobre el tópico del manuscrito encontrado, son unas anotaciones del protagonista (“sólo para locos”) precedidas por un prólogo del editor. La novela se presenta como un cúmulo de desvaríos que podemos dividir (si exceptuamos el prólogo) en tres partes.

En la primera el protagonista, Harry Haller (son las iniciales de Hermann Hesse), desnuda su mundo interior convencido de ser trascendente y profundo. No se da cuenta de que sólo lo mueve el orgullo; un orgullo tremendo que le lleva a sobrevalorar sus delirios de grandeza interior minusvalorando una vida “burguesa” que en el fondo es la suya. Su sentimiento de ser distinto, de creerse más que los demás, de ver más allá de lo que ve la gente (un poco a la manera de Juan Salvador Gaviota), sólo es el lado turbio de un río cuyas aguas podrán ser cualquier cosa menos transparentes.

La segunda parte narra el encuentro del protagonista con dos prostitutas (Hermine y María) que le hacen conocer los bríos de la juventud; y él, que siempre fue viejo incluso cuando era joven, descubre que se había pasado la vida confundiendo la vejez con la profundidad; evidentemente la juventud para él sólo era superficie, y su amor por el arte no había pasado de ser desdén por la vida.

La tercera es un estallido de imágenes que proceden del inconsciente. Aquí descubrimos que lo que creíamos personajes del relato son en realidad arquetipos de un imaginario colectivo; la lucha contra la técnica; el espejo que se rompe en tantos pedazos como caras tiene nuestro yo; el amor convertido en muerte; la búsqueda suicida del sentido; la ignorancia de que la vida está ahí, sin más complicaciones.

 

VALORACIÓN:

Hermann-HesseEl budismo, el psicoanálisis y el existencialismo eran líquido amniótico donde flotaba la generación de los años sesenta: por eso leía con avidez a Hermann Hesse. Hoy ese líquido ha cambiado:ahora la juventud no flota en lo espiritual, sino en lo sensual ; no busca lo grande y lo eterno, sino lo pequeño y bonito; se pierde en el juego de la superficie, en los placeres momentáneos: su expresión paradigmática es el nihilismo del botellón, la borrachera convertida en finalidad (cuando la borrachera antes era un medio); y la comodidad burguesa en el rechazo del lobo estepario. Cuando el arte se confunde con la vida alegre y se confunde también la comodidad con la pereza (zapatos de cordones desabrochados, cabeza rapada para no peinarse o pelo sin peinar, camisa colocada fuera del pantalón): entonces cualquier esfuerzo se hace penoso; leer ya cuesta mucho, cuanto más leer aViñeta Hombre estepario Hesse. Y no es que los jóvenes de hoy tengan menos inteligencia que los de antes: es que no les interesa.

No hay que olvidar que este libro lo atraviesan de parte a parte Platón, Nietzsche, Goethe, Novalis, Dostoievski, Händel, Wagner, Bach, Mozart, Haydn, Cervantes, el jazz y el foxtrott; o sea, que para entenderlo hace falta una sólida cultura. Quizá los jóvenes de antes se sentían transportados por lo grande mientras que los de ahora se conforman con lo bonito (el flamenco también distingue entre cante bonito y cante grande: o sea, cante jondo). Antes nos atraía el lobo solitario de la estepa mientras que ahora nos resulta más atractiva la vida gregaria de la ciudad. Antes nos atraía lo complicado y ahora nos conformamos con lo sencillo; y lo entendemos no como profundidad, sino como simpleza.

.

PUNTUACIÓN:  8 de 10

RECOMENDACIÓN: Para sacar a los jóvenes de la intrascendencia podríamos intentar una lectura comentada de este libro. Ardua empresa teñida de voluntariedad, de quijotismo; desde esa óptica, un alumno de bachillerato también podría entender a Hermann Hesse; pero puede intentarlo por su cuenta si siente que hay en él algo del aliento del lobo estepario.

Libro (Encuadernación Tapa blanda, bolsillo, 240 páginas) 10.40€

 AUTOR: Mariano Martín Isabel. Profesor de Filosofía.

Sigue leyendo

Categorías: BACH, Recomendaciones | Etiquetas: , , , | 2 comentarios

Meditaciones del Quijote

José Ortega y Gasset (1975) Meditaciones del Quijote, Revista de Occidente

 

RESUMEN:

Portada Meditaciones del Quijote

Se cumplen cien años de la publicación de las Meditaciones del Quijote: un libro que escribió el  joven Ortega en sus paseos por Guadarrama, a la sombra de los muros austeros de El Escorial. Lo escribió, pues, en 1914. En él se prefiguraba el denso pensamiento de nuestro filósofo. Consta de una invocación al lector y una meditación primera (y única) que lleva el sugestivo título de “Breve tratado de la novela”; entre ellas, como un inciso filosófico, hay una meditación preliminar.

Después pasa a contar cómo la epopeya derivó en novela y cómo, entre ellas, se insertó el libro de caballerías. La filosofía es ese “trasmundo” que intenta ver en superficie lo que la superficie tiene de profundidad: y no es fácil; como no es fácil ver el bosque en los árboles ni la ciudad entre las casas.

Se supone que el realismo pinta la realidad tal como es, sin reducirla a lo prosaico; pero ha habido realismos prosaicos. “Ha habido”, dice Ortega, “una época de la vida española en que no se quería reconocer la profundidad del Quijote. Es la Restauración”. Otra concepción del realismo la encontramos en Zola, que aplica a la novela el método experimental. Pero la Restauración y la novela experimental no hacen más que darnos la lata. La lata, dice, es “una narración de algo que no nos interesa” y cita a Benedetto Croce: el latoso “es el que nos quita la soledad y no nos da la compañía”.

D quijote y SanchoEl verdadero realismo debe estar atento a lo latente. “Existen hombres decididos a no contentarse con la realidad”. A estos hombres los llamamos héroes, y “su vida es una perpetua resistencia a lo habitual”. En una palabra: la heroicidad es la voluntad de aventura. “Como el carácter heroico estriba en la voluntad de ser lo que aún no se es, tiene el personaje trágico medio cuerpo fuera de la realidad. Con tirarle de los pies y volverle a ella por completo, queda convertido en un carácter cómico”. En efecto: “de querer ser a creer que se es ya, va la distancia de lo trágico a lo cómico (…) Esto acontece a Don Quijote cuando, no contento con afirmar su voluntad de la aventura, se obstina en creerse aventurero. La novela inmortal está a pique de convertirse simplemente en comedia” .

“Yo soy yo y mi circunstancia”: si vence el yo, es el realismo profundo; si vence la circunstancia, es el realismo ramplón. Pues bien, Don Quijote es el héroe que vence a la circunstancia. Lejos de ser absorbido por la realidad, es él el que la absorbe. Ortega y Gasset completa su sentencia: “yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”; “la reabsorción de la circunstancia es el destino concreto del hombre”.

 

VALORACIÓN:

José Ortega y GassetEl estilo de Ortega es sencillo, coloquial pero culto, aunque quizá destile a ratos palabras engoladas y peque de afectación: un estilo clásico, y por tanto, claro. Ser claro no es lo mismo que ser fácil: Kant es un autor claro pero difícil, aunque este libro es muy claro, pero nada difícil.La intransigencia de don Quijote es su radicalidad. Que no es más que indagar en las cosas desde las raíces. A Ortega le dolía España y España se refleja en don Quijote, que rechaza a los curas y barberos, singulares personajes que quemaban libros, y eran el espíritu estrecho de la Restauración.

.

PUNTUACIÓN:  10 de 10

RECOMENDACIÓN: Este es un libro para recomendar a todo aquel que quiera iniciarse en filosofía; es accesible a quien se atreva a buscar la claridad, y un alumno de bachillerato está sobradamente preparado para ello.

Libro (Encuadernación Tapa blanda, bolsillo, 240 páginas) 9.80€

 AUTOR: Mariano Martín Isabel. Profesor de Filosofía.

Sigue leyendo

Categorías: BACH, Recomendaciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.