Publicaciones etiquetadas con: La prueba

Claus y Lucas

Agota Kristof (2007) Claus y Lucas, El Aleph

RESUMEN:

portada-claus-y-lucasEsta es una trilogía que gira en torno a dos hermanos gemelos. La primera de las tres novelas (El gran cuaderno) cuenta los años de la Segunda Guerra Mundial en que ambos sobreviven en un pueblecito de Europa (se trata de Hungría, país natal de la autora); después, sólo uno cruza la frontera. La segunda (La prueba) cuenta la vida de Lucas, que se ha quedado en el país, salpicada de momentos desgraciados en una atmósfera trágica. Y la tercera (La tercera mentira) narra el regreso del hermano y el difícil encuentro entre dos seres inseparables a los que el tiempo y un dios despiadado han ido destruyendo. La primera está escrita en primera persona del plural; la segunda, en tercera persona del singular; y la tercera, en primera persona del singular. ¿Por qué?

VALORACIÓN:

Claus y Lucas es una historia pero también, indirectamente, un pequeño tratado práctico de novela. En él muestra la autora su concepción de cómo debe hablar el escritor y quién debe hablar para contarlo; y, atravesando el relato, da respuesta a la pregunta de para qué sirve la literatura.

¿Cómo escribir? De tal manera que la realidad se muestre sola, sin interpretaciones. “Por ejemplo, está prohibido escribir: ‘la abuela se parece a una bruja’. Pero sí está permitido decir: ‘la gente llama a la abuela la Bruja’ (…) Escribiremos: ‘comemos muchas nueces’, porque la palabra ‘gustar’ no es una palabra segura, carece de precisión y de objetividad’ (…) Las palabras que definen los sentimientos son muy vagas; es mejor evitar usarlas y atenerse a la descripción de los objetos, de los seres humanos y de uno mismo, es decir, a la descripción fiel de los hechos” (p. 31).

Sin embargo, en el libro 2 (La prueba) se introduce, como una cuña, la subjetividad. Es cierto que los sentimientos se expresan aagota-kr través de sus manifestaciones (las lágrimas); y que son incomunicables (“¿la quieres?”, pregunta Mathi a Lucas, y Lucas le responde: “no sé lo que significa esa palabra”); pero ahora se habla ya de una nueva forma de conocer distinta del conocimiento por los hechos: la empatía; también los sentimientos pueden ser deducidos a partir de los hechos (Mathias sabe que Lucas está pendiente de él porque “desde hace cinco minutos no has pasado las páginas de tu libro”). Se habla ya explícitamente de “enfermedad” del alma”. El reduccionismo positivista de El gran cuaderno deja lugar, en La prueba, a la empatía, la intuición y el conocimiento al margen de los hechos.

Y en La tercera mentira Agota Kristof deja bien claro que aquí no tiene cabida el narrador omnisciente. Son los personajes los que deben hablar por sí solos, no por boca de otros (aunque eso no excluye que un personaje pueda hacer hablar a otro cuando fabula sobre él). La presencia de la subjetividad, rompiendo la coraza positivista, se despliega en un universo onírico; y la descripción fiel de los hechos (que fue su profesión de fe al principio de la trilogía) se convierte aquí en descripción de los deseos, de la fabulación y de los sueños.

PUNTUACIÓN9/10.
RECOMENDACIÓN: Para alumnos de Bachillerato. Sería recomendable que la lectura se acompañara de una tertulia para aclarar el sentido del texto..

Libro (Encuadernación: Tapa blanda, 448 páginas) 9.95€

AUTOR: Mariano Martín Isabel. Profesor del Departamento de Filosofía.

Sigue leyendo

Categorías: BACH, Todos leemos | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.